¿Cuánto vale ese cake? El precio de los dulces en Cuba

Delicioso cake con trabajo en fondant

La polémica en Cuba sobre los precios constantemente variables de los productos de todo el mercado ha sido de dominio popular en todos los tiempos. De ello no escapa la repostería, un servicio que es de obligatorio disfrute en el día a día y que en los últimos años ha crecido exponencialmente por el incremento gradual de la demanda. Todos gustamos de los dulces y queremos en cada fiesta un cake pero ¿y los precios?

Compartiremos contigo diferentes puntos de vista de los clientes y enfoques de dulceros y reposteros de demostrada experiencia en la comercialización de las delicias de la rica Repostería Cubana

Las materias primas a veces tienen la culpa

Cuando queremos un cake o dulce comenzamos a ver ofertas, por supuesto buscamos las más asequibles a nuestra economía y gustos. En ConfiCuba se muestran variadas ofertas y muchos clientes las encuentran, algunas tienen precios fijos y otras son según encargo. Al preguntar a los reposteros a veces surgen frases como: – Y eso es importado? – Alabaooo!! Qué caro!, entre otras que hacen saltar risas e incluso reflexiones más profundas de una realidad que a veces conocemos y a veces no.

Como refieren muchos reposteros, a veces la materia prima no aparece y cuando aparece el precio es elevado y se tiene que comprar para no detener el negocio y poder complacer a todos los clientes por igual. Muchos clientes pierden credibilidad cuando se les dice que no hay materiales, o que no tienen determinado material. Piensan equivocadamente que el repostero no es serio o que no tiene bien organizado su negocio.

“Los ingredientes básico son difíciles de conseguir, hay que sucumbir en el mercado negro, eso cuando se consiguen, con el riesgo que esto conlleva (…) y otros ingredientes no básicos, pero necesarios, igual hay que importarlos o comprarlos a quienes los importan” – Refiere Lily, una de nuestras reposteras.

Además de los precios del mercado negro, hay que tener en cuenta los precios en las tiendas de divisas, pues diferente a lo que todos piensan, muchos reposteros prefieren la legalidad de adquirirlos allí, a altos precios. Por otro lado, la diversidad de productos que usan algunos reposteros también influye, como por ejemplo el tipo de material, su calidad, etc.

“Tenemos que tener en cuenta la materia prima que se emplea. En muchas ocasiones vemos un producto de un precio económico y, sin embargo, otro similar lo vemos caro. Eso sucede por el tipo de productos que usas. Ejemplo: en cake de crema de mantequilla, muchos dulceros emplean manteca y, para el cliente, es crema de mantequilla. Para los otros que sí usan la mantequilla se encarece el precio. Pero eso el cliente no lo sabe.” – Dice Glenys.

El trabajo de repostería también tiene un valor

Al igual que un artista pone precio a su obra, los reposteros también son conscientes del valor de su trabajo. Muchos abrazan una idea: Si un día quieres una hermosa pintura para tu sala, no la pintas, vas y la compras; tendrás entonces que aceptar el precio que tenga el pintor, o la pintas tú.

En cada dulce, cake o postre no solo se vende materia prima, se vende tiempo, creatividad, ideas. Si bien en todo el mundo los precios de la repostería son bien variables, siempre en ese valor se tienen cuenta todos estos elementos que mencionamos.

“Para el repostero el tiempo es dinero. Si una persona encarga un cake específico, a su gusto, con su decoración, esto lleva tiempo y creatividad, pues hay que lograr colores, texturas. A veces hay que modelar a mano una figura. Aunque sea pequeño, es tiempo que no puedes invertir en hacer otros pedidos quizás más simples. Y ese tiempo se recompensa, tiene un costo”

Y los precios ¿Por qué todos los dulces no lo tienen fijo?

Muchos hemos sido testigos de que en numerosos lugares, incluida nuestra plataforma, los precios de los cakes o dulces no se muestran; simplemente dicen “según encargo” o “a pactar” o “llame para preguntar”. Si bien quizás no es la razón, a veces que esto ocurra entraña un poco de desconfianza; pues pareciera que hay algo oculto. Sucede más en los cakes – Dicen algunos clientes – Pues en los dulces pequeños normalmente no lo vemos así -.

La duda se agudiza cuando se muestra un cake que ya se hizo y se vendió para un cumpleaños, boda u otra fiesta a un determinado precio. No somos capaces de entender cómo es posible que, aún así, no tenga ese precio establecido. Conversando con reposteros de diversos sitios pudimos aclarar muchas dudas, queriendo que nuestros clientes también lo hagan.

La explicación, luego de entendida parece simple. Sucede que, precisamente un mismo cake que se vendió para una persona, otra que lo pide no tiene los mismos requerimientos: dígase relleno, materiales, sabores, tamaño. A veces un cliente dice: – Quiero uno como este – Pero no quiero que sea de vainilla, yo amo el chocolate y los frutos secos; sin notarlo, quizás ingenuamente, hace que el precio cambie. Otro ejemplo notable es la diferencia del trabajo con merengue y el trabajo con fondant; a veces los clientes quieren fondant, pero si el cake que vieron era de merengue el precio es diferente. En caso contrario ocurre exactamente igual.

“Por ejemplo yo trabajo según los gustos del cliente. Yo publico los cake que se hacen para que el cliente vea el trabajo que se realiza pero no necesariamente tiene que encargar un cake que esté ahí. Él puede decirme cómo lo quiere y yo realizarle uno personalizado según sus gustos.” – Refiere la repostera de Synelgo Design.

El sello de cada repostero también tiene su precio, su prestigio, lo que hace.

“Tu puedes querer un cake con flores, de color blanco, de forma cuadrada y cualquier repostero que tenga precios bajos lo puede hacer; pero si lo quieres con las flores a relieve, con contraste de colores, enfoque en 3D – entonces, como sólo yo lo hago, tienes que pagar mi precio. No se impone ni se obliga a comprar, pero cada uno de nosotros tiene un sello propio y sus precios. Garantizamos con eso calidad y satisfacción del cliente” – Refiere Eliovan, otro repostero.

Resumiendo: consideramos que en esencia el trabajo de los reposteros se centra en el cliente, sus deseos, intentando hacer cada pedido personalizado. Pero generalizar tampoco es bueno,pues muchas de las dulcerías que tienen tienda física tienen precios poco variables y bien establecidos. Estos precios, cuando cambian, de ser necesario se explica a los clientes el motivo; estando siempre abiertos a aclarar cualquier duda.

¿Nuestro consejo? Siempre preguntar todo a detalle, usando toda la información de contacto que se brinda, ya sea en nuestra plataforma o en cualquier anuncio en sitios de clasificados o redes sociales. Preguntar no tiene costo y garantiza siempre un correcto entendimiento, un mejor servicio y que el cliente, como deseamos todos, quede satisfecho con el precio del dulce.

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *